DIOMEDES DÍAZ Y SU DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

diomedesdiazvirgendelcarmen

“La Virgen del Carmen me protegió y sigo con vida hasta nueva orden”, con estas palabras se expresó Diomedes Dionisio Díaz Maestre al resultar ileso de un accidente en el que su vehículo quedó completamente destrozado.

Esa “nueva orden” de que hablaba el Cacique de La Junta se cumplió ayer, 22 de diciembre en horas de la tarde, cuando dejó de existir.

Más allá de mencionar a una santa en sus canciones e invocarla en momentos difíciles, Diomedes expresó desde siempre su devoción a la Virgen del Carmen, que en la región Caribe, es de las más veneradas.

El cantautor guajiro siempre reconoció que desde muy pequeño en su casa se vivía el fervor a la Virgen, que de alguna forma homenajeó como mejor sabía hacerlo, con su canto.

“Desde niño cuando estaba en Carrizal siempre he invocado su protección”, dijo en una entrevista y lo inmortalizó en una de sus canciones: “Cuando nací que mamá me bendijo me entregó a ti (a la Virgen del Carmen) y contigo he crecido”.

Jaime Pérez Parodi, quien fue catalogado por el mismo Diomedes como “la Biblia del Vallenato”, también contó que el artista vivió desde la infancia la devoción por la Virgen.

“El se crió escuchando a sus padres hablar de la Virgen del Carmen porque en la La Junta en La Guajira, donde nació, esta fiesta es bastante destacada. Cuando va tomando confianza como artista empieza a saludar a sus amigos y a identificarse con la Virgen del Carmen, de ahí en adelante la gente comenzó a regalarle la Virgen del Carmen en todas las formas, tamaños y diversas presentaciones”, dijo.

UN DIÁLOGO CON LA VIRGEN

La canción ‘A mitad de camino’, se podría reconocer como “un dialogo” entre el artista y la Virgen que veneraba. En ella le cuenta sus angustias y le pide que “lo ayude a salir del fracaso”, que para entonces lo tenía en la cárcel.

“Virgen del Carmen con estas cadenas
No puedo hacerte la iglesia en el valle
Tu no dejaste que yo me muriera
Un milagro que me hiciste bien grande
Ahora te pido por lo que más quieras
Que me pongas lo más pronto en la calle”.

UNA PROMESA QUE NO PUDO CUMPLIR

Por esa misma devoción a la Virgen del Carmen y en medio de la enfermedad de Guillain-Barré que lo agobió en un tiempo, Diomedes Díaz prometió construir una iglesia a la Santa para que sirviera como lugar de veneración.

“Y a mi gran Virgen del Carmen que no se aparte de mí
que si me para de aquí le hago una iglesia en el Valle”

“Se cumplió el plazo y la deuda no se pagó”. El Cacique se va a la tumba sin haber cumplido la promesa a la Virgen, pero de seguro en el cielo le hará un concierto para compensar.

FUENTE: Antonio Canchila

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page